El café sienta cátedra

La importancia del café como bebida con un perfil social, integrador y gustosamente tonificante está fuera de toda duda. Características que lo hacen muy deseable y atractivo para todo tipo de público, más allá de culturas, edades y tendencias.

Pero como sucede con todo lo que se aprecia y que es fruto de un proceso cuidado, el café tiene sus reglas, sus fórmulas de preparación, su liturgia, sus combinaciones, sus calidades y tantas otras cualidades cuyas diferencias entienden quienes tienen autoridad moral sobre él, quienes saben beber café y conocen de sus sabores más profundos y de todas sus posibilidades.

Tanto es así, que una marca reconocida de café italiano se decidió en 2008 a anunciar a los cuatro vientos la creación de la primera Universidad del Café, a la manera de las enseñanzas exclusivas que los grandes maestros de la cocina imparten desde hace algún tiempo en sus restaurantes de fama mundial. Un centro de estudios cuyo plan de trabajo y de enseñanza va en todas las direcciones que se relacionan con el café.

Desde cursos para enseñar y entrenar a los mejores baristas, capaces de tirar los cafés expressos de cafetera de más calidad, a cuestiones mucho más áridas para los profanos y para el gran público, como la mercadotecnica particular de esta bebida, el estudio del mundo y de las posibilidades de las variedades de café, las formas de producción o el perfeccionamiento para conseguir ser un buen catador de café.

El café lo merece, hasta tener universidad especializada, porque siempre ha sentado cátedra entre quienes acostumbran a tomar café por placer.

Café para estudiar.

Tags: , , , ,

Si te gustó, no dudes en dejar un comentario o suscribirte a los feeds y recibir las novedades de El-Cafe en tu lector de feeds.

Deja un comentario